¿Qué es la agricultura ecológica?

La producción de los cultivos ecológicos nace en la propia semilla, que a su vez ha de ser producida de forma ecológica. Por lo tanto, la planta que produce esa semilla debe ser una planta ecológica.

La semilla seleccionada se siembra en semillero con certificación ecológica, por lo que el crecimiento y desarrollo de la planta se realiza cumpliendo la normativa comunitaria en lo que a técnicas de cultivo y productos se refiere. Una vez que la planta se ha desarrollado se traslada al campo.

Cultivos ecológicos en la agricultura ecológica

Las labores de cultivo son realizadas respetando la estructura del suelo y conservando todas sus características originales.  No se puede utilizar herbicidas químicos por lo que las malas hierbas se quitan a mano y con aperos mecánicos.

Los productos autorizados en la agricultura ecológica son aquellos que se han producido de forma natural. Es decir, sin ningún tipo de proceso químico como el estiércol (excepto el procedente de ganadería intensiva), materias orgánicas líquidas y minerales procedentes de roca triturada sin pasar por procesos químicos, extractos de algas marinas y plantas.

Contra las plagas y enfermedades se utilizan productos naturales que proceden principalmente de plantas como el crisantemo, la rotenona, extracto de ajo o el aceite del árbol de Neem, entre otros. 

El cultivo ecológico se realiza más lentamente que el cultivo convencional y con menor aportación de agua por lo que se obtienen unos productos con mayor contenido de minerales y menos agua, intensificando su sabor. Los cultivos ecológicos deben cumplir el Reglamento (CEE) Nº 834/2007 del Consejo del 28 de junio de 2007, el cual deroga el Reglamento CEE 2092/91


Compare 0